Las “Danzas Polinesias” comparten sus orígenes ancestrales con el Arte del Tatuaje y la Escuela “Ori o Te Miti” de Elche demostrara como estas danzas potencian en las chicas su lado más femenino, sensual y elegante y en los chicos despierta su masculinidad y fuerza guerrera. Las Danzas Polinesias consiguen que nos veamos hermosos y hermosas tal cual somos, aceptándonos y derribando muros internos, haciéndonos seres más libres.

 

Originarias en las Islas del Océano Pacífico (Tahití, Hawaii, Nueva Zelanda, Isla de Pascua, Bora Bora, etc…) deslumbraron a los marinos que llegaban a ellas de igual manera que el Arte del Tatuaje. En la Polinesia tanto sus Danzas como el Arte del Tatuaje forma parte de su Cultura.

 

Al frente de la Escuela “Ori o Te Miti” se encuentra Aura. Empezó en el mundo de la danza en 2008 con la Danza del Vientre y el Bollywood, para conocer en 2012 al amor de su vida, las Danzas Polinesias. Comenzo a adentrarse en estas apasionantes danzas convirtiéndose en discipula de Mohea Casanova, pionera de la introducción de este tipo de danza en el Levante. Aura continuo sus estudios de Danzas Polinesias con Marisol Plata Dueñas, profesora con más de 20 años de trayectoria afincada en México y continua ampliando sus conocimientos de estas danzas habiendo realizado cursos con profesores de talla internacional como Tahia Cambet, Yunick Vaimatapako, Teruria Taimana, Vaheana, Asia Hammil, Hinavai Raveino o Poemoana Teriinohorai.

 

En 2015 Aura dio el gran paso de pasar de ser alumna aventajada a profesora y comenzó a dar clases de Danzas Polinesias en distintas escuelas. Fue un trabajo duro ya que desde que Mohea Casanova se traslado a otro país no había habido otra profesora y este tipo de danzas eran unas grandes desconocidas. Actualmente cuenta con 2 sedes y el número de alumnos y alumnas apasionados por las Danzas Polinesias crece incesantemente.

 

El origen de las Danzas Polinesias se remonta a siglos atrás y aunque ha evolucionado su esencia es la misma. Los habitantes de la Polinesia transmitían su cultura a través del canto y la danza, mucho antes de utilizar la escritura. Con los movimientos de estas Danzas cuentan con sus manos historias de Dioses, volcanes, océanos, amor, islas, leyendas, reyes… mientras que la cadera se balancea suavemente o con frenesí.

 

La Naturaleza está muy presente en cada movimiento. Las piernas nos conectan con la tierra, las caderas con el mar y los brazos con el viento y el cielo.

 

Las Danzas Polinesias eliminan el estrés y las preocupaciones, convirtiendo esa energía en positiva, siendo unas danzas muy completas tanto a nivel físico como espiritual.